lunes, 6 de junio de 2011

Al fin Scouts



     Llegó el día de hacer la promesa del lobato Scout, o mejor dicho los días , ya que para que cada niño tuviera su momento los viejos lobos pensaron que sería mejor para ellos hacerlos en días diferentes.
     La primera fue Sara ya que siempre estuvo muy ilusionada e  interesada en los Scouts. Luego fue Paola ya que Esteban que es un caballero dejó primero a las hermanas.
     La ceremonia es un acto solemne tanto para los niños , como para los scouters, como para los padres.
Hasta el punto que te emociona... a mi un poquito y a mi mujer Ángeles un muchito como mostró con alguna lagrimita que intentaba ocultar, jajaja.


    Todo comienza haciendo los viejos lobos y los lobatos un circulo. El niño que quiere realizar la promesa pasa entre sus compañeros que están unidos de la mano y se para  delante de un seisenero que le pregunta alguna de las máximas de baloo

-El lobato es limpio y ordenado.
-El lobato siempre dice la verdad.
-El lobato siempre está alegre.
-El lobato piensa primero en los demás.
-El lobato tiene los ojos y los oídos bien abiertos.
-El lobato respeta las cosas y cuida la naturaleza.

o le preguntan el lema de la manada

HAREMOS LO MEJOR

Ojala siguiera todo el mundo esas máximas, ¿no os parece?
  
    Después  el lobato realiza la promesa que implica la aceptación de la vida en la manada, (cosa que hacen con mucho gusto porque vaya fiesta, risas y sonrisas se echan, jajaja).
    En otra parte de la ceremonia Akela (que es su primera maestra)  le da un abrazo de despedida por que el lobato ya cumplió su primera etapa de aprendizaje y lo recibe Baloo con otro gran abrazo, ya que con él continuará su formación.
    Ya por fin y con toda la ilusión del mundo se le pone la pañoleta al lobato. En nuestro caso Ángeles se la puso a Sara, yo se la puse a Paola y la tía Pati se la puso a Esteban. Ya eran scouts. Y para que quedara constancia, cada uno inmortalizo el momento en un totem de cintas donde ponían su nombre , la fecha y el sitio donde habían entrado en la familia del escultismo. Este momento a mí personalmente me parece precioso.

    Y como no puede haber ceremonia sin celebración , pasamos a los momento más relajados  y divertidos donde se lanzan hurras  por el nuevo scout y se hace un túnel de pañoletas por el que debe pasar el nuevo miembro. 
    Yo tuve la suerte de vivir tres veces esa experiencia , si tienes hijos te lo recomiendo, por que al fin y al cabo por nuestros hijos          HAREMOS LO MEJOR.


No hay comentarios:

Publicar un comentario