miércoles, 22 de febrero de 2012

Acampada de carnaval. 1ª parte - La Ida.

    Toca llenar las horas. Hoy los niños se han ido de acampada de carnavales y como me sobra tiempo voy a empezar ya con la entrada.

    Las acampadas para los niños empiezan el día antes. Comienza a subir la euforia y el nerviosismo en cuanto se les dice de hacer la mochila. Por supuesto hay que pelear algo con ellos para que se pongan a prepararla porque meter las cosas les resulta dificilísimo, están cansados y los planetas no están bien alineados.


 



 Cierto es que quizás la cosa esté justa y más en la de carnaval que llevan disfraces. Van a ir disfrazados de Yip Yip, aquí los tenéis en la prueba de disfraces.

video

 
   Como no puede ser de otra manera por estas fechas, tocaba un día frío pero sin una sola nube. Cuando llegamos al lugar de reunión hacía un sol precioso que nos dejaba con una temperatura de 1 ºC. Allí todos muertos de frío menos los scouters, que retaban al frío en pantalones cortos. Abajo tenemos a Iván demostrándolo.



       Supongo que el ajetreo de preparar las cosas, el cargar el  autobús y las ganas de acampada hacían que se les pasaran los males.

    Es sorprendente llegar al local para dejar a los niños y que se te acerque un scouter  diciendo : "¡Buff! ¡Qué ganas de una acampada tenía!". Gente que debe llevar un montón de ellas y que disfruta como si fuera la primera. Esa ilusión que tienen mis hijos con las acampadas la tienen también los scouters. Eso, la verdad, te hace sentir tranquilo, confiado y alegre por tus hijos.

   A parte de la alegría intrínseca a los niños scouts hay otras cosas que les caracterizan como la madurez o la responsabilidad. Este año estamos supersorprendidos  del cambio que han dado nuestros hijos en ese aspecto. No es que fueran cabezas locas, pero ahora se ponen a estudiar solos,  a hacer los deberes... (a ver si siguen en esa progresión y recogen mejor la habitación, jajaja), seguramente en un buen porcentaje sea por el trabajo educativo de los scouters. 

    El método de ellos es muy efectivo, no se basa en palabras y sí en hechos y acciones. Allí todo el mundo colabora y trabaja para los demás, por el simple hecho de ayudar. Los scouters lo hacen y los chavales igual.

Mirad un ejemplo:

 Jesús (scouter) carga el autobús.


Y los chavales también



    Y ahora os voy a poner una foto de lo que vemos los padres cuando los scouters dicen "LOBATOS AL AUTOBUS".


    Lo único que conseguimos es ver la espalda de nuestros hijos. Yo tengo tres y no conseguí darle un beso a ninguno. De hecho tuve la fortuna de poder hacerle una foto a mi hijo ya que las niñas ya estaban dentro. Debieron pasar como rayos y ni me enteré.

   Que rápido se hacen mayores. Dadles todos los abrazos y besos que podáis mientras son pequeños que enseguida se escapan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario