miércoles, 31 de octubre de 2012

Paso de ramas 2012

    Este sábado 20, los niños tuvieron la acampada del paso de ramas.

    En muchos casos, como este año mis hijos, los chavales avanzan en su formación y cambian de rama. Después de varios años en la manada mis hijos pasan a tropa.

    En una ceremonia muy bonita los chavales se despiden de los compañeros que aún no concluyeron su formación en su rama y son recibidos por su nueva rama.

   Ésta es una parte bonita, que suele ser muy divertida por las representaciones que hacen los chicos para recibir  a los nuevos miembros.

    Pero hay otra parte, que aunque linda no es tan alegre: la despedida de los que dejan el grupo scout.

Este año ha habido varios chicos que terminaron su formación como scouts... aunque mejor sería decir que acabaron una parte muy importante de su formación como personas.

    Los llantos, los sentimientos y los abrazos lo inundaban todo. Es lógico, más de media vida llevaban en los scouts. Muchas horas de risas, de juegos, de lecciones de vida y de lloros acababan ese día. Pero bien cierto es: el grupo pierde unos grandes scouts pero el mundo gana grandes personas.

    Pero aquí no acaba la cosa, también hay scouters que por diferentes motivos dejan el grupo. Bien el trabajo (maldita crisis), bien la distancia (como el caso de Jesús que se venía todos los fines de semana desde Madrid) o simplemente la necesidad de tener un poco más de espacio para su vida personal les impiden realizar al cien por cien su labor de educador.

    Son muchas horas, muchas reuniones y mucho trabajo que nos regalaban en el cuidado y educación de nuestros hijos. Cuando decía que media vida de los chavales terminaba en este paso de ramas, con los scouters tengo que decir, que ellos dejaban atrás una vida entera. Aunque tengo que decir también que alguien me comentó (Iván)  que en otros grupos scouts de España hay scouters de más de 50 años. Osea que no hay marcha definitiva.

    Tengo que decir que yo no pude ir al paso de ramas, menos mal. Mi mujer me lo grabó en vídeo  y ayer cuando lo ví, sobre todo la parte de la despedida de los scouters, se me cayó alguna lágrima que no pude contener. Para mí son gente muy especial que se ganaron mi respeto y sobre todo mi corazón. Por ello quiero daros las gracias por las charlas, las risas y todo lo que aprendí con vosotros. Pero sobre todo gracias por educar a nuestros hijos para que sean mejores personas. Os deseo lo mejor en vuestro camino.

Anina,   ¡¡¡¡ Muchísimas gracias!!!!!.


  

Candy,  ¡¡¡¡ Muchísimas gracias!!!!!.




Iván,     ¡¡¡¡ Muchísimas gracias!!!!!.




Jesús,    ¡¡¡¡Muchísimas gracias!!!!!.




Martín,  ¡¡¡¡Muchísimas gracias!!!!!.






Pablo,   ¡¡¡¡ Muchísimas gracias!!!!!.





    Y aunque parezca que se va la columna vertebral del grupo hay gente maravillosa y de sobras preparada para tirar con fuerza del grupo. Con todo lo que los veteranos os enseñaron y vuestra energía nos haremos más fuertes.




P.D.: De todas maneras hay scouters que no se van a librar de mí. Pablito si te parece bien te voy a seguir mandando las entradas del blog. jeje.

3 comentarios:

  1. Lo cierto es que no suelo dejarme ver por aquí para no quitarle a mi marido, Esteban, todo el mérito que tiene al escribir este bonito y entrañable blog, pero en esta ocasión no puedo por menos que reiterar su agradecimiento a todos los scouters y al movimiento scout en general por su trabajo en la educación de nuestros hijos. Porque hacen de ellos personas increíbles, con valores y sentimientos que después se desbordan en ceremonias como la del Paso de Ramas.
    Yo fui una de las privilegiadas que sí pude asistir y he de reconocer que solté lágrimas como la que más que a la vez se mezclaban con la alegría y las risas. Un terremoto de sentimientos que en un momento te recorren el cuerpo para dejarte finalmente exhausta. Fue una ceremonia muy emotiva, sobretodo si teníamos en cuenta que los scouter que nosotros conocíamos desde el año y medio que llevamos en el grupo, parecía que se iban casi todos...pero queda grupo para rato porque donde unos maravillosos scouters se van otros estupendos quedan para continuar la labor y además seguro, seguro, que no los perdemos de vista a ninguno. Porque tal y como decían este verano a la entrada en el Obradoiro, "SER SCOUT ES UN SENTIMIENTO" y eso se lleva siempre, no es una actividad que se pueda abandonar sin más.

    Muchas gracias a todos, los que se van, los que se quedan y a los chavales.

    ResponderEliminar
  2. Y la morriña que tienes de scouts en Septiembre, y el miedo que tienes del paso de ramas en Octubre por estas cosas... los scouters y los chavales que se van... Muy bonito! :P

    ResponderEliminar
  3. Imagino que si para los padres es emotivo, para vosotros debe ser incluso duro. Para mis hijos también se hace duro y os echan de menos a los mayores, Xacob. Hablan mucho de vosotros, influis mucho en ellos.

    ResponderEliminar